Tres estados de la Historia [2019]

Para esta acción, titulada Tres estados de la Historia, quemé las letras de la palabra HISTORIA en la playa de Portbou. El proyecto parte de la idea de Walter Benjamin de la Historia como una agresión, catástrofe, ruina, pero también esperanza y emancipación. A través del fuego, la historia se convierte en incendio (chispa de fuego), ruina (cenizas como residuo) y “esperanza” (luz de las velas).

El incendio de la palabra Historia dio lugar a la ceniza. Cuando aún quedaban brasas vivas de la Historia, se pidió al público asistente que recogiera con una vela una llama de los residuos quemados, y la llevase consigo el mayor tiempo posible.

Los residuos generados por el fuego fueron llevados a la sala de aduanas de la estación de trenes de Portbou, donde formó parte de la exposición colectiva Paisatges Desitjats, junto con un conjunto de cajas de cerillas intervenidas con ideas o citas benjaminianas.

 

LA HISTORIA ES UNA SUCESIÓN DE INCENDIOS, CENIZAS Y LLAMAS DE ESPERANZA:

1. Aviso de incendios: Si la abolición de la burguesía no llega a consumarse, todo estará perdido. Es preciso cortar la mecha encendida antes de que la chispa llegue a la dinamita.

2. La catástrofe amontona incansablemente ruina sobre ruina. Bien quisiéramos detenerla y recomponer lo despedazado. Un huracán sopla fuertemente hacia el futuro.

3. El don de encender en lo pasado la chispa de la esperanza.